_____                 _            _        
| ___ \               | |          | |       
| |_/ /   _ _ __ ___  | |_ _____  _| |_ ___  
|  __/ | | | '__/ _ \ | __/ _ \ \/ / __/ _ \ 
| |  | |_| | | | (_) || ||  __/>  <| || (_) |
\_|   \__,_|_|  \___/  \__\___/_/\_\\__\___/ 
noticias en texto simple ------------------- 
     

Regresar | Leer en txt

Rendimiento de cultivo protegido supera al menos cinco veces el de campo abierto

Por: Susana González G.

A menos de dos décadas de iniciar en México, la agricultura protegida concentra 15 por ciento de la superficie cultivable del país. Alcanza rendimientos que superan entre cinco y 15 veces la producción en campo abierto, debido al control de las condiciones climáticas, plagas y abasto de agua mediante invernaderos, macrotúneles, malla sombra y cualquier otra tecnología que resguarde los cultivos, asegura Homero Ontiveros, director general de AgTech América.

Por hectárea se pueden obtener de 30 a 35 toneladas de jitomate en un cultivo a campo abierto, 150 si está protegido sólo con malla sombra y hasta 500 con tecnología de alto nivel, comenta en entrevista.

`Se trata de tener el mayor control sobre todos los factores de crecimiento de las plantas, como el clima, la humedad, la luz o el calor para aprovechar más la tierra y los recursos', explica.

Además, se maximiza el uso de los recursos porque, por ejemplo, con goteros se suministra la cantidad precisa de agua que requiere cada planta, sin que se desperdicie el líquido.

Ontiveros admite que las cuantiosas inversiones que se requieren en este tipo de agricultura ahuyentan a muchos productores de participar, pero quienes se arriesgan comprueban que, por el alto rendimiento, pueden recuperar su capital en dos ciclos agrícolas, es decir, en un año.

A manera de ejemplo, refiere que para cubrir con malla sombra una hectárea se requieren 1.2 millones de pesos. La inversión aumenta por millones en función del cultivo, la tecnología y las estructuras que se quieran colocar.

El país, sexto lugar mundial

A la fecha, México se ubica en la sexta posición global en agricultura protegida en un listado en el que el primer lugar es ocupado por Holanda, nación que ha luchado por ganar terreno al mar, seguido por España, China, Turquía y Canadá.

En 2003 existían 250 hectáreas de invernaderos en México, la mayoría de baja tecnología, pero Ontiveros calcula que este año la agricultura protegida ya sobrepasa 50 mil hectáreas, lo cual implica que ha crecido 200 veces en 17 años.

Sólo en invernaderos el crecimiento ha sido de 2 mil hectáreas por año y concentran en total 30 mil hectáreas de producción. Existen, además, más de 2 mil empresas o productores dedicados a cultivar en ambientes controlados, la mayoría en el norte y centro del país, dice el empresario, quien también es consultor de Green Tech Americas 2020, foro que se realizará del 24 al 26 de marzo en Querétaro, donde empresas de 20 naciones mostrarán las últimas innovaciones para el sector.

Para productos de alto valor, no para los granos básicos

Frutas y hortalizas son las estrellas en esta producción, que en 90 por ciento se exporta a Estados Unidos, impulsada también por las tendencias de vida saludable y la demanda creciente de grupos de consumidores de alimentos libres de pesticidas y productos químicos.

Jitomates en todas sus variedades, pimientos de diferentes colores, pepinillos y berries o frutos rojos son los principales productos generados en los invernaderos mexicanos, pero se cultivan hasta melones y berenjenas.

Homero Ontiveros sostiene que en 2019 el valor de las exportaciones de berries (que incluyen fresas, frambuesas, moras y arándanos) superaron las de jitomate y sólo la producción del arándano aumentó 500 por ciento en años recientes.

`La agricultura protegida es para productos de alto valor. No se utiliza para cultivos extensivos, como maíz, sorgo o cualquier otro grano básico. Por eso sólo concentra 15 por ciento del total de la superficie cultivable. También sólo 15 por ciento de frutas y verduras de México se producen de esta manera.'

Más que agricultores, inversionistas y científicos

Muchos de los cultivos son supervisados por inversionistas o empresarios de este país o de Canadá. Ontiveros dice que más que agricultores o productores agrícolas, quienes participan en el sector `son hombres de negocios y científicos'.

Incluso, comenta que por lo redituable que resulta la agricultura protegida se toma como un fondo de inversión y hay empresas que cotizan en bolsas de valores, a la par de que utilizan el big data y la inteligencia artificial.

Frente a la escasez de recursos naturales y el cambio climático, la agricultura protegida `es la solución del futuro para alimentar a la población', pondera.

Hay robots que ya se usan en otros países en la agricultura protegida. No han llegado a México, pero se está implantando la agricultura vertical, es decir, producida dentro de edificios con luces led, subraya el entrevistado.

Vía

https://www.jornada.com.mx/2020/02/09/economia/014n2eco

Regresar | Leer en txt