_____                 _            _        
| ___ \               | |          | |       
| |_/ /   _ _ __ ___  | |_ _____  _| |_ ___  
|  __/ | | | '__/ _ \ | __/ _ \ \/ / __/ _ \ 
| |  | |_| | | | (_) || ||  __/>  <| || (_) |
\_|   \__,_|_|  \___/  \__\___/_/\_\\__\___/ 
noticias en texto simple --------------- RSS
     

Regresar | Leer en txt

Nanobots, choferes simios y vuelos a Plutón. Las predicciones para 2020 en las que nos equivocamos terriblemente

Por Rob Picheta

Londres (CNN Business) — Llegas tarde al trabajo porque olvidaste poner el despertador incrustado en tu antebrazo. Saliendo rápidamente de la cama, le das a tus familiares, ubicados a miles de kilómetros de distancia, un rápido abrazo virtual, y te subes al auto, ordenando a tu mono chofer que acelere. Es un día estresante, claro, pero al menos tus vacaciones en la Luna están a solo unos días de distancia.

Puede que no suene como una mañana típica, pero la gente pensó que así podría haber sido.

La historia está llena de predicciones y proyecciones. Muchas de estas se dan con suprema confianza, antes de que se desvanezcan convenientemente en la insignificancia a medida que se alejan de la meta.

Pero a medida que avanzamos hacia la tercera década del siglo XX, es hora de preguntar: ¿dónde pensamos que estaríamos en 2020?

El ritmo de los avances tecnológicos ha sido rápido, y algunas tendencias definitorias de la última década se predijeron con notable precisión hace muchos años.

Sin embargo, no hicimos todo bien. Según varios expertos, científicos y futurólogos, ya habríamos aterrizado en Plutón y los robots ya deberían estar lavando la ropa. Ah, y todos estaríamos viviendo hasta los 150 años.

CNN ha rastreado los archivos para descubrir qué pudo haber sido, y se encontró con algunas de esas personas que pensaron que habían planeado la última década.

La posibilidad de que los robots vengan por nuestros empleos ha sido una preocupación permanente de todas las generaciones de la posguerra, y para 2020 estábamos destinados a ser prácticamente redundantes en muchas áreas.

“Los futuristas y los expertos en tecnología dicen que los robots y la inteligencia artificial de diversos tipos se convertirán en una parte aceptada de la vida diaria para el año 2020 y se harán cargo casi por completo del trabajo físico”, señaló la Universidad de Elon en 2006.

El futurólogo británico Ian Pearson fue aún más lejos . “La conciencia es solo otro sentido, efectivamente, y eso es lo que estamos tratando de diseñar en una computadora”, dijo al periódico Observer del Reino Unido en

  1. “Mi conclusión es que es posible hacer una computadora consciente con niveles de inteligencia sobrehumanos antes de 2020”.

“Definitivamente tendría emociones”, agregó. “Si estoy en un avión, quiero que la computadora esté más aterrorizada de estrellarse que yo, así que hace todo lo posible para mantenerse en el aire”.

Toyota developed a violin-playing robot in 2007.Toyota developed a violin-playing robot in 2007.

Toyota desarrolló un robot que toca el violín en 2007.

Ya en 2020, nuestros aviones aún no son más emocionales que nosotros.

“No ha progresado tan rápido como pensaba”, le dice Pearson a CNN este mes. “La inteligencia artificial se estaba desarrollando muy rápidamente a principios de siglo, por lo que teníamos predicciones de que para 2015 tendríamos máquinas conscientes que serían más inteligentes que las personas”.

“Hubo una gran recesión y eso retrasó un poco las cosas”, reflexiona Pearson. “Yo estimaría que la IA probablemente ha progresado un 35 o 40% más lento de lo que esperábamos”.

Pero aunque Pearson admite que ha habido menos redundancias forzadas por robots de lo que había previsto, señala que colegas informatizados se han infiltrado en algunos lugares de trabajo. “Puedes ingresar a algunas fábricas de automóviles y no verás a ninguna persona”, dice.

Los robots todavía están llegando. MIT Technology Review ha intentado rastrear todos los informes sobre el efecto de la automatización en la fuerza laboral. Hay muchos de ellos, y sugieren cualquier cosa, desde un desplazamiento moderado de empleos hasta una automatización total de la fuerza laboral, con diversos grados de alarma.

Pearson también se arriesgó en 2009 al predecir que ya estaríamos usando “piel activa”, electrónica “impresa” en nuestros cuerpos para controlar nuestra salud. Agregó que el dispositivo también podría ubicar “señales nerviosas y grabarlas, y tal vez volver a inyectarlas en una fecha posterior, para que podamos grabar y reproducir efectivamente una sensación como abrazar a tu pareja mientras estás lejos”.

LEE: 20 cosas que esperar en 2020

Pearson le dice a CNN ahora que dicho producto no habría requerido tecnología difícil de crear. “Pudimos ver cómo hacerlo hace casi 20 años, pero no ha sucedido, porque no hay suficientes ingenieros o compañías que hayan decidido examinar esas áreas”, dice.

El futurista afirma que alrededor del 85% de sus predicciones se hacen realidad; él promociona la mensajería de texto y el dominio de las redes sociales entre sus mejores predicciones.

“Con solo mirar cosas como Yahoo!, que fue realmente el comienzo de las redes sociales, se podía ver que esta nueva World Wide Web estaba facilitando a las personas hablar con otras personas de todo el mundo sobre temas de interés para ellos”, dice.

Hay algunas tendencias de la década que Pearson no vio venir. Señala la creciente preocupación pública por el cambio climático como algo que lo tomó por sorpresa.

Pero Pearson no teme volver a lanzar predicciones. Para 2030, “todo el mundo parece pensar que estaremos conduciendo autos sin conductor”, dice. “No estoy convencido de que vaya a ser así”.

Una dirección más barata y más factible, dice, es que todos nos desplazaremos en vainas genéricas de fibra de vidrio, siendo arrastradas por autopistas automáticas.

“Puede convertir una ciudad entera en solo unas pocas semanas en una ciudad inteligente, con un transporte muy, muy barato, dentro de ella”, dice Pearson. “Obtendrá beneficios fantásticos para las personas, las ciudades y el medio ambiente“.

Los humanos seguimos aquí, y todavía no hemos renunciado a nuestras pausas para el almuerzo.

El prominente futurista Ray Kurzweil ha predicho regularmente que el consumo de alimentos se reducirá en

  1. “Miles de millones de pequeños nanobots en el tracto digestivo y el torrente sanguíneo podrían extraer de forma inteligente los nutrientes precisos que necesitamos”, escribió en su libro de 2004 “Viaje fantástico: Vive lo suficiente para vivir para siempre”. Kurzweil proyectó que estos bots cargados de nutrientes podrían “enviar el resto de los alimentos que comemos en su camino a la eliminación”.

Pequeños robots no reemplazaron las comidas, pero algunas predicciones mucho más especulativas sobre lo que comemos bien podrían estar cumpliéndose.

Predictions of a 21st century vegertarian revolution were made as early as the 1910s, with beef thought to be on the way out.Predictions of a 21st century vegertarian revolution were made as early as the 1910s, with beef thought to be on the way out.

Predicciones de una revolución vegetariana en el siglo XXI comenzaron desde 1910.

Una edición de 1913 del New York Times contenía una estimación a largo plazo del presidente de la ahora desaparecida Asociación Estadounidense de Empacadores de Carne, en un artículo titulado “Amenazándonos con el vegetarianismo”. Mirando “profundamente en un futuro sombrío”, el periódico señaló su advertencia de que los estadounidenses renunciarían a la carne y comenzarían a vivir de “arroz y verduras” en el siglo XXI.

El artículo describió la perspectiva como un “destino aterrador”, que solo podría evitarse “educando al agricultor estadounidense sobre la necesidad de criar más ganado”.

Pero un siglo después, el vegetarianismo y el veganismo están en auge en popularidad. Muchos científicos también advierten que debemos comer inmediatamente menos carne y cambiar la forma en que manejamos la tierra para detener la crisis climática.

LEE: Cuatro razones (realmente importantes) para ser vegano

Aparte de nuestras dietas, en 2000 Kurzweil también predijo que las computadoras serían “en gran medida invisibles” e “incrustadas en todas partes: en paredes, mesas, sillas, escritorios, ropa, joyas y cuerpos”, para 2020.

Era uno del grupo de futuristas que predecía que las gafas inteligentes o las lentes de contacto reemplazarían nuestros teléfonos. Google lo intentó, pero no logró resonar con el público.

Google Glass didn't catch on when it was introduced in the middle of this decade.Google Glass didn't catch on when it was introduced in the middle of this decade.

Google Glass no pegó cuando fue lanzada a mitad de esta década.

¿Qué otros cambios podrían haber estado en la tienda para nuestra vida diaria, si los expertos hubieran demostrado tener razón?

Peter Schwartz y Peter Leyden, escribiendo en Wired en 1997, predijeron que la votación electrónica en las elecciones desde casa sería una realidad ahora.

En 2000, Eric Haseltine escribió en la revista Discover que las firmas escritas serían “consideradas pintorescas” para 2020, reemplazadas por identificaciones biométricas, incluidos iris, huellas digitales y sistemas de reconocimiento de voz. Los teléfonos inteligentes ahora usan los tres tipos de esta tecnología.

Joseph D’Agnese predijo en la misma revista que no podríamos abordar un avión o acceder a nuestras casas sin láseres que midan nuestros iris. Y Marvin Minsky, fundador del Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT, estimó que las personas recurrirían al mercado negro para la manipulación genética, extendiendo sus vidas e incluso “desarrollando características en su cerebro” ilegalmente.

Dicen que el pasado es un país extranjero. Bueno, si eso es cierto, entonces el futuro es otro planeta. Con hoteles en él.

Las vacaciones en el espacio han sido una predicción por décadas. “Mira hacia atrás a lo que la gente hablaba en los años 60 o 70: el turismo espacial ha sido una visión durante mucho tiempo”, dice Laura Forczyk, fundadora de la firma de consultoría espacial Astralytical. “Regresa a la película de Stanley Kubrick, donde Pan Am llevaba a los turistas a varios destinos”, agrega, refiriéndose al éxito de taquilla “2001: Una odisea del espacio”.

En 2009, finalmente parecía que estábamos en la cúspide de un gran avance, con una serie de empresas e individuos que expresaron su deseo de hacer de los años 2010 la década del turismo espacial.

“Para 2020 habrás visto a ciudadanos privados circunnavegar la Luna”, dijo Eric Anderson de Space Adventures al sitio web Space.com en 2009. Tesla y el fundador de SpaceX, Elon Musk, fueron más allá. “Voy a arriesgarme y decir que para 2020 habrá planes serios de llevar gente a Marte”, dijo el mismo sitio.

“De 2001 a 2009, la gente lo vio convertirse en realidad”, dijo Forczyk a CNN. “Pensaron que estaba a la vuelta de la esquina”.

Pero el turismo espacial demostró estar tan cerca, pero tan lejos. Siete personas pagaron para ir al espacio durante la primera década del siglo XXI, pero los vuelos turísticos orbitales se detuvieron en 2009.

Los retrasos significan que cientos de personas que se inscribieron en viajes espaciales se han quedado esperando. “En aquel entonces siempre era ‘el próximo año, el próximo año'”, dice el periodista de aventuras Jim Clash, quien compró un boleto de 200.000 dólares en un vuelo de Virgin Galactic en 2010. “Pensé que para 2020 estaríamos ejecutando esto como un operación regular.

“Se supone que soy el pasajero número 610, que está bastante por debajo de la lista”, agrega. Pero no está decepcionado por la demora. “Toma un tiempo, y estoy dispuesto a esperar”, Clash le dice a CNN.” El espacio es difícil y quieres hacerlo bien antes de comenzar a llevar gente”.

Sin embargo, la década de 2010 no fue una década perdida para viajes espaciales comerciales.

MIRA: Space X lanza nuevo cohete al espacio

Los últimos 10 años han visto a varias compañías avanzar hacia el despegue, y SpaceX reveló en 2018 que el multimillonario japonés Yusaku Maezawa será su primer turista espacial, con un viaje alrededor de la Luna reservado para 2023. Más allá de eso, Musk todavía tiene la vista fija en Marte.

“Ahora tenemos compañías privadas que construyen sus propios vehículos para transportar clientes que pagan”, dice Forczyk. “Esa ha sido la diferencia entre la última década y las décadas anteriores”.

Necesitarías una billetera gruesa para ver la Tierra desde el espacio para 2030, por supuesto. Pero la visión de larga data de los hoteles en la Luna puede no ser una propuesta completamente distante, agrega.

“Los humanos son ingeniosos… absolutamente, eso eventualmente sucederá”, dice Forczyk, con cierta confianza. “Ya sea que ocurra en nuestras vidas, no puedo decirte. Pero mientras dure ese sueño, la gente continuará trabajando en ello”.

Cuanto más retrocedas, más extravagantes serán las predicciones para 2020.

En 1964, la Corporación RAND realizó un informe de pronóstico a largo plazo, formulando preguntas a 82 expertos en diversos campos para elaborar una serie de predicciones para nuestros tiempos.

Si hubieran estado en lo cierto, ya nos estaríamos comunicando con extraterrestres y viajando en el tiempo. Nuestras vidas se extenderían por medio siglo y Marte sería una vieja noticia. Habríamos aterrizado allí a mediados de la década de 1980, y Venus y las lunas de Júpiter habrían sido conquistadas a principios del siglo XX. Incluso habríamos volado a Plutón, que, en aquel entonces, todavía era un planeta antes de ser degradado en 2006.

“Se habrán generado formas primitivas de vida artificial en el laboratorio”, continúa el informe. “Se habrá desarrollado un lenguaje universal … (y) en la Luna, la minería y la fabricación de materiales propulsores estarán en progreso”.

Sin embargo, uno de los reclamos más sorprendentes en el informe RAND fue que para 2020 habríamos criado animales, incluidos simios, para llevar a cabo las tareas diarias en el hogar.

Las predicciones, dijo el estudio, reflejaban “opiniones explícitas, razonadas y conscientes de sí mismas” que “deberían disminuir la posibilidad de sorpresa y proporcionar una base más sólida para la toma de decisiones a largo plazo”.

Las afirmaciones ciertamente se tomaron en serio. Tres años después, el químico ganador del Premio Nobel Glenn T. Seaborg comentó sus hallazgos en un discurso ante el Club Nacional Demócrata de Mujeres en Washington, DC.

An artist's impression from 1958 of the future of commuting, featuring a monorail to transport people to and from suburbia.An artist's impression from 1958 of the future of commuting, featuring a monorail to transport people to and from suburbia.

Dibujo del futuro en 1958.

“Durante el siglo XXI, las casas que no tienen un robot en el armario de las escobas podrían tener un mono vivo para hacer las tareas de limpieza y jardinería”, dijo. “Además, el uso de simios bien entrenados como chóferes familiares podría disminuir la cantidad de accidentes automovilísticos”.

El año que viene no se parecerá mucho a lo que pensábamos, pero el rápido crecimiento de Internet y varias tecnologías significan que los científicos de la década de 1960 tampoco lo reconocerían.

Eso, a su vez, ha generado nuevas preocupaciones que incluso muchos futuristas no vieron venir, y el futuro es igual de turbio.

Entonces, mientras fijamos nuestra vista en la década de 2030, recuerda tomar cualquier predicción con cuidado. Suponiendo que los nanobots no lo hagan primero.

Vía:

https://cnnespanol.cnn.com/2020/01/01/nanobots-choferes-simios-y-vuelos-a-pluton-las-predicciones-para-2020-en-las-que-nos-equivocamos-terriblemente/

Regresar | Leer en txt