_____                 _            _        
| ___ \               | |          | |       
| |_/ /   _ _ __ ___  | |_ _____  _| |_ ___  
|  __/ | | | '__/ _ \ | __/ _ \ \/ / __/ _ \ 
| |  | |_| | | | (_) || ||  __/>  <| || (_) |
\_|   \__,_|_|  \___/  \__\___/_/\_\\__\___/ 
noticias en texto simple --------------- RSS
     

Regresar | Leer en txt

¿Aprenderemos lecciones para enfrentar el cambio climático de nuestra crisis actual?

Por Ban Ki-moon, Patrick Verkooijen

Nota del editor: Ban Ki-moon sirvió como el octavo secretario general de las Naciones Unidas y Patrick Verkooijen es presidente ejecutivo del Centro Global de Adaptación, un grupo que busca facilitar la adaptación al clima trabajando con los sectores público y privado. Las opiniones en este comentario son propias de los autores. Ver más opinión en CNNE.COM/OPINION

(CNN) — Las crisis tienden a sacar lo mejor y lo peor de nosotros. Hemos observado con asombro y admiración cómo los profesionales de la salud han respondido con una dedicación sobrehumana a la pandemia de covid-19. Hemos escuchado serenatas de vecinos que van de un balcón a otro. Los fabricantes de automóviles se están reequipando para producir respiradores y máscaras faciales que los hospitales necesitan con tanta urgencia en este momento. Según The Guardian, 1.700 millones de personas se quedan en casa en todo el mundo para frenar la propagación del virus. Al parecer, nunca ha habido tantos actos visibles de solidaridad colectiva y de tal magnitud.

Pero también ha habido actos de egoísmo cobarde. Ataques cibernéticos en hospitales españoles, donde miles están en cuidados intensivos. Aprovechamiento y acumulación de suministros médicos que salvan vidas. Líderes mundiales que ponen en peligro a sus ciudadanos al negar la gravedad de la situación.

Lo que esto muestra es que, como individuos y como comunidades, tenemos la opción de responder a las amenazas globales. Por el bien común, podemos aceptar restricciones sobre cómo vivimos, incluso a costa de ingresos y medios de sustento, como lo está haciendo el 20% de la población mundial en este momento, como dice The Guardian, o podemos responder de manera egoísta buscando solo lo que es adecuado para nosotros en lugar del bien colectivo de la humanidad.

Estas opciones seguirán siendo importantes una vez que se domine el covid-19. Porque lo que debería quedar claro es que otras amenazas, especialmente nuestra emergencia climática en curso, no han desaparecido durante la pandemia.

Muchos expertos ven un vínculo entre los dos. Inger Andersen, jefe del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, dice que covid-19 es una “clara advertencia”, dado que el 75% de todas las enfermedades infecciosas provienen de la vida silvestre, y el cambio climático y la destrucción de los hábitats naturales están acercando cada vez más a los humanos proximidad a los animales.

“La naturaleza nos está enviando un mensaje”, dice ella, como informó The Guardian. Gernot Wagner, economista climático de la Universidad de Nueva York, tuiteó que el virus es “cambio climático a velocidad de urdimbre”.

El Papa Francisco, mientras tanto, rezando en una desierta plaza de San Pedro el 28 de marzo, dijo: “ni escuchamos el grito de los pobres o de nuestro planeta enfermo. Continuamos independientemente, pensando que nos mantendríamos saludables en un mundo que estaba enfermo”.

Si la naturaleza nos está enviando un mensaje, ¿qué está diciendo?

Nos está diciendo que necesitamos sanar el planeta si queremos sanarnos a nosotros mismos. Que debemos ser respetuosos de los límites entre los humanos y otras especies; que necesitamos adaptar y alterar nuestro comportamiento. Y mientras hacemos estos cambios, necesitamos aumentar la capacidad de recuperación de nuestras sociedades ante emergencias de todo tipo, porque nuestra planificación y preparación actual para los virus, para el crecimiento del nivel del mar y otros efectos del cambio climático, no son suficientes.

Ya sea que se trate de un virus mortal o del tiempo severo, siempre es mejor prevenir que curar. Tiene sentido económico construir una mayor capacidad de recuperación contra el cambio climático ahora, de la misma manera que debemos fortalecer nuestros sistemas de atención médica antes de que llegue el próximo patógeno.

La Comisión Global de Adaptación estima que invertir solo US$ 1,8 billones en la construcción de resistencia contra el cambio climático durante la próxima década podría generar US$ 7,1 billones en beneficios netos totales. La inversión en tecnología ecológica e infraestructura resistente podría ayudar a volver a unir nuestro mundo destrozado por el coronavirus. Energías renovables en lugar de carbón; sistemas de drenaje natural en lugar de más concreto para absorber agua y evitar inundaciones; reforestación en lugar de remoción de tierra.

En todo el mundo, los gobiernos están lanzando paquetes de estímulo gigantescos para apuntalar sus economías. Pero estos se dirigen exclusivamente dentro de las fronteras nacionales; se debe prestar más atención a ayudar a aquellos en todo el mundo que más lo necesitan.

También es claro para nosotros que para evitar desastres, los países deberán ayudarse mutuamente. Los gobiernos mundiales necesitan urgentemente movilizar un fondo global para ayudar a los países más pobres del mundo a hacer frente a covid-19. El precedente está ahí: a raíz de la epidemia de ébola, las Naciones Unidas establecieron un fondo fiduciario y llevaron a la comunidad internacional a apoyar las prioridades de recuperación. Creemos que todo el sistema de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y todos los bancos regionales de desarrollo deberían unirse nuevamente para abordar las réplicas de la pandemia, incluidas las consecuencias económicas mundiales.

Si el virus es un desafío global compartido, también debería existir la necesidad de desarrollar una resistencia frente a futuras crisis. Los países emergentes y en desarrollo son los menos preparados para la llegada de covid-19, ya que son los más vulnerables a los efectos del cambio climático.

Para evitar una recesión global prolongada, el Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Angel Gurría, ha pedido una respuesta “similar al Plan Marshall y el Nuevo Trato del siglo pasado, combinados”. Si sucede, esperamos que no se olvide de los del mundo en desarrollo. La forma en que se invierten estas enormes sumas determinará nuestro futuro.

Los gobiernos podrían optar por los negocios como de costumbre, perpetuando nuestra antigua forma de vida, o podrían prestar atención a la advertencia covid-19 de la naturaleza y comenzar la transición hacia un futuro bajo en carbono. Esto significa invertir en sistemas de soporte vital como un clima estable, aire fresco y agua limpia, y la preservación de hábitats naturales.

Los beneficios vitales de construir resistencia climática ya son evidentes en países que han invertido en sistemas de alerta temprana contra ciclones y huracanes. Los ciclones tropicales mataron a cientos de miles de personas en Bangladesh, un país delta bajo, durante todo el siglo XX, pero gracias a la inversión en sistemas de advertencia, simulacros de evacuación y refugios fuertes, millones de personas ahora pueden refugiarse en un lugar seguro antes de la llegada de los ciclones.

Esta pandemia está lejos de terminar, pero ya ha puesto en manifiesto ciertas verdades (que deberían haber sido evidentes): que los virus no respetan las fronteras; que sin solidaridad no venceremos esta pandemia, porque estamos tan seguros como nuestras personas más vulnerables; que el conocimiento científico y el asesoramiento son importantes; y ese retraso es mortal. Las mismas lecciones son válidas para nuestra emergencia climática.

Vía

https://cnnespanol.cnn.com/2020/04/10/opinion-aprenderemos-lecciones-para-enfrentar-el-cambio-climatico-de-nuestra-crisis-actual/

Regresar | Leer en txt